Ir al contenido principal

Padres en apuros: qué podemos hacer si nuestro bebé tiene reflujo

reflujo bebé
Este verano publicaba un post para hablar sobre el cólico del lactante (lo he vivido en mis propias carnes con mis dos churumbeles), y ahora con Alonso hemos pasado también por el reflujo, esta vez no nos libramos de nada, eh! Lo primero todo, papis, deciros que hay que pasarlo -como con los cólicos- hasta que llegue un día que el que va desapareciendo, así que toca armaros de muuuuchaaaaa paciencia.

El reflujo tiene múltiples manifestaciones, hay peques que vomitan tras las tomas, sin embargo otros no, como es nuestro caso, por eso muchas veces es complicado su diagnóstico. Nuestra pediatra nos comentaba que muchas veces ni las pruebas que realizan los pediatras de gastro pueden dar un diagnóstico seguro. En lo que sí que coinciden todos los médicos es que alrededor del medio año debe haber desaparecido porque -de lo contrario- habría que ver detenidamente al bebé para descartar otros problemas.

¿Qué es esto del reflujo gastroesofágico, papis?

 Básicamente que el cierre de arriba del estómago no funciona bien, y el contenido del estómago escapa con facilidad hacia arriba, por eso son bebés que producen más ácido en su estómago. Lo que hace que ese contenido, al pasar al esófago (el tubo que une garganta y estómago), lo irriten produciendo dolor.

Perfil de un bebé con reflujo
Son bebés que lloran bastante (muuuchooooo) y durante todo el día. Especialmente en la comida, poco después de ella o cuando se les tumba.
Habitualmente es un dolor que hace que tu peque se estire hacia atrás (en los gases lo normal que se encoja), retirándose de la comida.
Es posible  que notemos que tiene el aliento ácido, como de leche agria.
A veces echan bocanadas  de leche, pero en otros casos casi no echan (por ejemplo nuestro hijo al que aún no hemos visto vomitar).
En ocasiones los peques no ganan el peso que deberían porque el niño no consigue comer bien por el dolor que le causa el reflujo,  y que interrumpe continuamente su alimentación. Nosotros hemos terminado por darle los bibes cuando duerme (es la única manera).

¿Qué podemos hacer?

Papis siento deciros que poca solución hay. Os dejos algunos consejos que pueden ayudaros un poquito pero ya os digo que hay que tristemente solo nos queda pasarlo:
Medicación, a nosotros nos pautaron ranitidina y no sirvió de nada, no sé si a otros peques les ha funcionado.
Adelantar la introducción de cereales en la dieta (sin gluten) para espesar la leche, de este modo una leche menos líquida sube y baja menos por sistema digestivo.
Tratar de llevar a vuestro peque en posición erguida para que les duela menos la tripita (mochilas porteadoras viene fenomenal).

Parad entre tomas para sacarle los gases y si se niegan a comer, intentad –como nosotros- darles los bibes dormidos.


Mucho ánimo papis del mundo reflujo, mi pediatra me acaba de decir esta mañana que puede durar incluso hasta el año y medio, SOS!!

Comentarios

  1. Mi mediano regurgitaba hasta que cumplió más o menos los 20 meses. Para mí fue lo peor de la segunda maternidad. Tuvimos que meterle leche de Fórmula AR La más cara de todas y aún así seguía. Los cereales igual, la fruta, el vegetal.... TODO lo regurgitaba. No tengo apenas fotos de mi hijo sin babero. He llegado a cambiarlo de ropa en un día 17 veces (invierno). Ponía lavadoras de gasas y baberos exclusivamente... Estuvo en especialistas y nos dijeron eso, que a los 18 meses más o menos se le iría pasando. Ahora el único problema que tiene es que eructa muchísimo. El pediatra dice que es normal.... pero también se queja de la barriga muchas veces.... ains..... Ánimo a los papás y mamás que tienen un peque como el mío.... Es muy difícil y llega a ser desesperante

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus palabras Mami, nosotros lo pasamos fatal porque nos cuesta mucho darle los biberones (solo nos funciona la técnica dormido). Ahora estoy empezando con los purés y parece que los tolera mejor. ¿Qué tal le sentaban a tu bebé los purés? Un fuerte beso

    ResponderEliminar
  3. Estoy en abril, tuve problemas matrimoniales antes porque no tuve problemas hasta que un día un viejo amigo nos envió al Dr. Obodo para pedirle ayuda y después de unas semanas de buscar su ayuda me quedé embarazada con mis gemelos y ambos (6 semanas más) ) ¡¡¡gracias a ti!!! si busca su ayuda, visite lifecentre@live.com.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Bebés prematuros, mis grandes héroes

Mañana, 17 de noviembre celebramos el Día Internacional del bebé prematuro, una fecha especial en mi vida, pues mis dos hijos nacieron antes de lo esperado. Para mí es un día muy especial porque vienen a mi memoria aquellos dolorosos momentos ante el cristal de la incubadora viendo a nuestro peque conectado a la vida a través de múltiples cables (pienso sobre todo en Adrián que nació en la semana 35 con distrés respiratorio e hipertensión pulmonar). A dos años vista de aquello quiero rendir homenaje a mis dos grandes luchadores. Parece mentira que nazcan pequeños pero con una capacidad tan grande para luchar por su vida. También quiero compartir este momento con los papis de los 32.000 bebés prematuros han nacido en España. Hablamos de que un bebé es prematuro cuando nace antes de la semana 37 de gestación. A su vez, los prematuros se dividen en subgrupos según el momento de su nacimiento: prematuros tardíos (entre la semana 33 y 36), grandes prematuros (entre la semana 28 y 32) y ext…

En alerta: qué es el síndrome del Niño Zarandeado

Recientemente el Hospital 12 de Octubre de Madrid ha lanzado una campaña para concienciar sobre los peligros de zarandear a un bebé, yo había escuchado que podía tener consecuencias fatales pero cuando he leído sobre esta campaña me parece fundamental que todas las mamis y papis conozcamos las consecuencias que puede tener para la salud e incluso la vida de nuestro hijo. En los últimos 15 años en este hospital se han registrado un total de 24 casos con una edad comprendida entre 1 y 8 meses, de los que cuatro fallecieron. El 91 % de ellos precisó ingreso en UCI Pediátrica y un tercio  requirió intervención neuroquirúrgica. Son muchas las ocasiones en las que el llanto inconsolable de nuestro pequeño nos lleva a situaciones límites (lo hemos vivido casi todos los padres en algún momento). Yo en estos casos intento calmarle cantándole, meciéndole suavemente y poniéndole al lado de mi corazón. Y si la situación continúa horas lo mejor es poner a tu peque en su cuna y alejarte unos minu…