Ir al contenido principal

Bebés prematuros, mis grandes héroes

prematuros
Mañana, 17 de noviembre celebramos el Día Internacional del bebé prematuro, una fecha especial en mi vida, pues mis dos hijos nacieron antes de lo esperado. Para mí es un día muy especial porque vienen a mi memoria aquellos dolorosos momentos ante el cristal de la incubadora viendo a nuestro peque conectado a la vida a través de múltiples cables (pienso sobre todo en Adrián que nació en la semana 35 con distrés respiratorio e hipertensión pulmonar). A dos años vista de aquello quiero rendir homenaje a mis dos grandes luchadores. Parece mentira que nazcan pequeños pero con una capacidad tan grande para luchar por su vida.
También quiero compartir este momento con los papis de los 32.000 bebés prematuros han nacido en España. Hablamos de que un bebé es prematuro cuando nace antes de la semana 37 de gestación. A su vez, los prematuros se dividen en subgrupos según el momento de su nacimiento: prematuros tardíos (entre la semana 33 y 36), grandes prematuros (entre la semana 28 y 32) y extremadamente prematuros (antes de la semana 28).  Las causas por las que un bebé nace antes de tiempo pueden ser múltiples, me costaría mucho enumerarlas. En mi caso, y en las dos ocasiones la causa fue la fisura de la bolsa (con Adrián noté una noche como que “me orinaba” y fue más palpable; y con Alonso llevaba días teniendo pérdidas menos notorias, era líquido amniótico). Por eso, ante cualquier cosa rara que notéis durante el embarazo, no dudéis en acudir al servicio de urgencias.
Cada vez hay más casos de bebés muy pequeños con apenas 500 gramos de peso (e incluso algo menos) que han conseguido salir adelante gracias a los brillantes profesionales médicos que tenemos en España. Yo no dejo de agradecer al equipo de Neonatos de la Fundación Jiménez Díaz cómo trataron a nuestros hijos (y a nosotros) en aquellos momentos. Son muchos los nombres que vienen a mi cabeza: Raquel, Natalia, Elena, Alfonso …. Y rostros, muchos rostros (incluso en los pasillos) que te brindan una sonrisa y una palabra de ánimo. A todos ellos ¡¡gracias!!


Comentarios

Entradas populares de este blog

Padres en apuros: qué podemos hacer si nuestro bebé tiene reflujo

Este verano publicaba un post para hablar sobre el cólico del lactante (lo he vivido en mis propias carnes con mis dos churumbeles), y ahora con Alonso hemos pasado también por el reflujo, esta vez no nos libramos de nada, eh! Lo primero todo, papis, deciros que hay que pasarlo -como con los cólicos- hasta que llegue un día que el que va desapareciendo, así que toca armaros de muuuuchaaaaa paciencia.
El reflujo tiene múltiples manifestaciones, hay peques que vomitan tras las tomas, sin embargo otros no, como es nuestro caso, por eso muchas veces es complicado su diagnóstico. Nuestra pediatra nos comentaba que muchas veces ni las pruebas que realizan los pediatras de gastro pueden dar un diagnóstico seguro. En lo que sí que coinciden todos los médicos es que alrededor del medio año debe haber desaparecido porque -de lo contrario- habría que ver detenidamente al bebé para descartar otros problemas.
¿Qué es esto del reflujogastroesofágico, papis?
Básicamente que el cierre de arriba del estó…

En alerta: qué es el síndrome del Niño Zarandeado

Recientemente el Hospital 12 de Octubre de Madrid ha lanzado una campaña para concienciar sobre los peligros de zarandear a un bebé, yo había escuchado que podía tener consecuencias fatales pero cuando he leído sobre esta campaña me parece fundamental que todas las mamis y papis conozcamos las consecuencias que puede tener para la salud e incluso la vida de nuestro hijo. En los últimos 15 años en este hospital se han registrado un total de 24 casos con una edad comprendida entre 1 y 8 meses, de los que cuatro fallecieron. El 91 % de ellos precisó ingreso en UCI Pediátrica y un tercio  requirió intervención neuroquirúrgica. Son muchas las ocasiones en las que el llanto inconsolable de nuestro pequeño nos lleva a situaciones límites (lo hemos vivido casi todos los padres en algún momento). Yo en estos casos intento calmarle cantándole, meciéndole suavemente y poniéndole al lado de mi corazón. Y si la situación continúa horas lo mejor es poner a tu peque en su cuna y alejarte unos minu…